0 productos
0,00 €
Envío Gratis Península + de 50€ pedidos inferiores 6€

¿se deben realizar estiramientos para evitar lexiones o tension muscular?

¿se deben realizar estiramientos para evitar lexiones o tension muscular?

(24-4-2015), Hasta ahora los estiramientos se han considerado una parte importante dentro de la rutina de cualquier practicante de fitness. Normalmente, se realizan antes y después del entreno y también, en ocasiones, entre series o ejercicios. Pero, ¿son realmente recomendables?

Cuando se entra a un gimnasio convencional es habitual encontrar a la mayoría de personas realizando estiramientos estáticos antes de empezar con su rutina de ejercicios. Si preguntáramos a cada una de ellas el motivo que les lleva a hacerlos, la respuesta sería prácticamente la misma: preparar la musculatura para evitar lesiones, aumentar la flexibilidad y lograr un mayor rango de movimiento. Si además esta pregunta la trasladáramos una vez finalizado el entrenamiento, nos dirían que un estiramiento elimina también tensiones musculares.

Nuevos estudios en este campo, avalados científicamente, están demostrando que los estiramientos habituales que se hacen en los gimnasios en la fase de pre-entreno y post-entreno y en donde se aplica una fuerza externa, no sirven para evitar lesiones, sobrecargas, eliminar tensiones o incrementar la flexibilidad. Es más pueden ser la causa de una lesión seria.

Como explica Albert Olivella, entrenador personal en Train Your Health, “La acción que hasta ahora asociábamos a la tensión muscular era aplicar un estiramiento sobre el músculo y alargarlo. Aquí surge uno de los primeros errores. Si aplicamos los conocimientos de la fisiología y la neurofisiología, un músculo tiene una longitud concreta y por mucho que lo estiremos no podremos alargarlo nunca ni ganar, por tanto, en flexibilidad. Es más, nosotros no nos hacemos más flexibles porque el músculo esté más largo o más corto. La flexibilidad sólo tiene que ver con la capacidad de doblarse de un cuerpo”.

La tensión muscular

Los nuevos estudios científicos que ponen en jaque la efectividad de los estiramientos como se han entendido hasta la fecha también explican por qué la tensión muscular no sólo no es nociva sino que además previene del riesgo de sufrir algún tipo de lesión. “La tensión muscular”, explica Albert , “es, de hecho, un mecanismo que tiene nuestro cuerpo para asegurar la estabilidad de las articulaciones. Tanto nuestros músculos como nuestra articulaciones tienen una serie de receptores que continuamente están enviando información a nuestro sistema nervioso central que es el encargado final de ejecutar la orden de movimiento. La tensión muscular se produce cuando el propio sistema detecta que hay determinados músculos que no están funcionando adecuadamente”.

Imaginemos por un momento el flexor de cadera. Si ese flexor no se comunica correctamente con el sistema nervioso, el músculo no realizará su función de forma adecuada y, por tanto, ante un determinado movimiento la articulación se mostrará inestable. Ante esta situación, el sistema nervioso toma la decisión de tensar un músculo que evite la inestabilidad en la articulación. Por este motivo, tensaría algún extensor de la cadera, es decir, uno que haga la función contraria.

La solución, en estos casos, pasa por la educación muscular que permita restablecer la correcta comunicación entre músculo y sistema nervioso. “Un trabajo de fuerza adecuado es el más indicado en estos casos”, comenta Albert.

Las sobrecargas musculares

La tensión muscular por debilitamiento o por mala comunicación entre el músculo y el sistema nervioso es la causante también de las denominadas sobrecargas musculares. “Si hubiera un movimiento que necesitara la acción de dos músculos y uno de ellos está inhibido, el sistema nervioso recurrirá al único disponible para acabar cumpliendo con su objetivo. Si esta situación se prolonga en el tiempo y se repite una y otra vez habrá una sobrecarga muscular por sobre solicitación. Si recurrimos al estiramiento para rebajar los niveles de tensión, colaboraremos a que disminuya la molestia en ese instante, pero en el momento que volvamos a realizar esa acción que nos ha provocado la sobrecarga, estaremos ante el mismo problema”, explica Olivella.

Alternativa a los estiramientos

Tras conocer los nuevas investigaciones en este campo, las dudas que se plantean son las siguientes, ¿hay que dejar de hacer estiramientos? ¿qué alternativas existen? Como explica Albert, “se pueden hacer estiramientos siempre y cuando no se comprometa el sistema muscular, pero nunca como medio para evitar lesiones, sobrecargas o eliminar tensiones”.

El calentamiento pre-entreno es una de las alternativas a los estiramientos. “En estos caso estamos preparando a los diferentes grupos musculares para el ejercicio sin ejercer ningún tipo de fuerza externa. También otra posibilidad es realizar un estiramiento activo hasta donde se llegue sin forzar en ningún momento”, concluye.

fuente: www.cmdsport.com

Galería de imágenes

Formas de pago: